El viaje de Obama a Cuba, un año después

El viaje de Obama a Cuba, un año después
Comentar

Aparentemente, nada ha cambiado en Cuba desde la visita del antiguo presidente de los Estados Unidos Barack Obama, según se dice desde la Isla, y del sucesor en la casa Blanca se tienen muchas nociones pero escasas noticias enfocadas en las negociaciones corrientes.

Resulta evidente que el proceso de normalización de las relaciones diplomáticas, políticas y comerciales aún está vivo, aunque indiscutiblemente más lento. Las comisiones bilaterales, los grupos de trabajo, la colaboración en algunas áreas y la comunicación están funcionando, de acuerdo con la información pública a la que tenemos acceso.

Lo que sucedió durante la visita de Obama

Lo que sucedió durante la visita de Obama

Incluso antes de llegar a Cuba, después del anuncio del intercambio de prisioneros y el comienzo oficial de las negociaciones declarado simultáneamente en ambas naciones en diciembre de 2014, Obama desarrolló una campaña de relaciones públicas en las redes sociales para agenciarse el favor y establecer un nexo con los habitantes de la Isla y sus emigrantes en Estados Unidos. Expresiones como:

"¡¿Qué bolá, Cuba?!"

Y otras similares, muy usuales allí, y su colaboración a distancia primero y su participación ante las cámaras después en el programa humorístico de moda, establecieron el ambiente.

Obama en La Habana, Cuba

Arribó al Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana (HAV) acompañado de su esposa Michelle, sus dos hijas Sasha y Malia, y su suegra Marian Robinson, como muestra de confianza y seguridad en el terreno que pisaba, y la figura de su señora ampliaría y suavizaría el espectro de temas e influencias posibles ante los enemigos de casi seis décadas.

Dio una conferencia de prensa ante medios de comunicación del mundo entero y asistió a un juego de béisbol, junto a su homólogo cubano; intercambió con empresarios y emprendedores privados; paseó por la ciudad en un auto clásico americano, recorrió La Habana Vieja y disfrutó de una exquisita cena en la paladar (restaurante privado) San Cristóbal.

Muestras de avance

Muestras de avance entre Cuba y EE.UU

Justamente en los días cercanos a la visita de Obama, se reinauguró el servicio de correo postal directo entre Cuba y Estados Unidos, asegurando el envío de correspondencia, encomiendas postales, mensajería y paquetería expresa. Por otra parte, a inicios de julio el Stonegate Bank pactó con sus pares cubanos para que viajeros de su país y hombres de negocios pudieran extraer efectivo en los cajeros automáticos de La Habana utilizando la tarjeta Mastercard.

En mayo tocó puerto el buque Fathom Adonia, el primer crucero de una compañía estadounidense que llegaba a suelo cubano en décadas. Aparejado a esto, las autoridades antillanas permitieron que ciudadanos cubanos residentes en otras partes del mundo pudieran entrar y salir de la Isla por vía marítima, como turistas o tripulantes de embarcaciones mercantes o cruceros. Con esto se eliminó una longeva prohibición.

Obama en Cuba

En julio del pasado año comenzó a operar el hotel Four Points by Sheraton La Habana, en el barrio de Miramar, bajo la administración de la cadena Starwood y anunciaron la incorporación de otros dos a su cartera de productos en esa ciudad. Un mes después, la aerolínea JetBlue reinauguró los vuelos regulares directos entre ambos países con una ruta entre Miami y Santa Clara. Posteriormente, en noviembre, American Airlines hizo lo propio hacia La Habana. En total, hay ocho compañías aéreas autorizadas para hacer los trayectos y se aprobó un máximo de 110 vuelos diarios, 20 de ellos a la capital.

Obama de visita en La Habana, Cuba

También se lograron avances en materia de telecomunicaciones, pero el acápite más notorio ha sido el ostensible aumento del número de viajeros estadounidenses a la Isla, en proporciones escandalosas. Además de los elementos mencionados, mucho influyó en este crecimiento un paquete de medidas aprobado por Obama. Flexibilizó un tanto las 12 categorías permitidas para los contactos "pueblo a pueblo", autorizó llevar de vuelta a su país mayores cantidades de ron y tabacos producidos en Cuba, promovió proyectos conjuntos de investigación médica, en el sistema de seguridad de la aviación civil, el otorgamiento de becas de índole científico y religioso, y la importación en Estados Unidos de productos farmacéuticos provenientes de la Isla.

El viaje de Obama a Cuba no fue de simples vacaciones

Igualmente, permitió que los cubanos pudieran comprar en línea productos fabricados en Estados Unidos, se eliminaron las sanciones para los buques extranjeros que tocaran puertos cubanos y se abrió la posibilidad de que Cuba importara maquinarias, productos y artículos como fertilizantes, pesticidas y tractores, sin hacer pagos en efectivo y por adelantado, como era hasta ese momento.

Justo antes de abandonar el cargo, Obama emitió otro decreto eliminando los privilegios para los emigrantes irregulares cubanos que pisaban suelo estadounidense, politica conocida como "pies secos, pies mojados", y recibían asilo inmediato. Este tema corresponde a una vieja exigencia de Cuba en las conversaciones migratorias.

Ilusiones y desengaños

Ilusiones y desengaños en las relaciones entre Cuba y EE.UU

Muchos cubanos se ilusionaron con la posible caída del embargo que pesa sobre su país desde 1962, con la entrada masiva del capital y las empresas estadounidenses para mejorar la situación económica individual y colectiva, pero no ha sido ni remotamente así. Quizás hayan proliferado un tanto más los pequeños y medianos negocios con iniciativa privada, y las calles estén repletas de turistas, pero el bolsillo y la capacidad de consumo de los ciudadanos y sus familias se mantiene igual.

¿Qué se espera de Donald Trump?

El tema de las relaciones con Cuba y especialmente su posición personal ante el asunto, es otra de las incógnitas con la nueva administración estadounidense. El hombre "más poderoso del planeta" aún no se ha pronunciado abiertamente. Aunque se infiere, a partir de sus inclinaciones tradicionales y el apoyo que recibió desde los sectores más adversos de Florida para lograr su puesto (en contradicción con su postura antiinmigrantes), que políticamente sea contrario a la Isla, pero su naturaleza de hombre de negocios sugiere el favorecimiento de algún modo a la materialización de acuerdos comerciales.

¿Qué se espera de Donald Trump?

La eliminación del embargo, por su parte, tiene mayor presencia en los círculos legislativos y en la agenda del congreso, pero continúa siendo una incógnita. Por lo pronto, hay reportes de que siguen las multas a empresas que negocian con Cuba y la cancelación de operaciones portuarias en Florida, que se habían pactado bajo el gobierno de Obama.

Un futuro incierto para las relaciones Cuba-Estados Unidos

Un futuro incierto para las relaciones Cuba-Estados Unidos

A estas alturas, algunos llaman meseta adormecida al estadio actual de las negociaciones para la normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos; otros hablan de incertidumbre y frustración en la Isla por el estancamiento de las expectativas. Lo cierto es que todo sigue en condiciones similares, con más viajeros Americanos.

0 Comentario
Agrega un comentario
 

A un año de la visita del presidente norteamericano Barack Obama a Cuba, muchos se preguntan qué ha sucedido durante este tiempo, si algo ha cambiado y qué deparará el futuro a la escabrosa relación entre los dos países.

nadia Nadia