Siete paladares para celebrar el día de los enamorados en La Habana

Siete paladares para celebrar el día de los enamorados en La Habana
Comentar

El lugar no hace la cita, pero sin duda es pretensión de cualquier enamorado encontrar ese espacio que convierte cualquier momento en inolvidable. La Habana es reconocida por el romanticismo impregnado en ese juego constante de luces y sombras que esconde las más inusitadas experiencias. Un recorrido por algunas de las más reconocidas paladares de la ciudad pueden dar cuenta de cuan real resulta la magia.

Diversidad y exquisitez

Ambientes que te acercan a la inmensidad del mar o al simple confort de lo hogareño, la ciudad reserva la locación perfecta para la cena que cada pareja soñó, sin importar cuan diversos o exquisitos sean sus gustos. La calidad de los platos y el servicio también estará garantizada en estos nuevos negocios que han traído de vuelta una Habana que años atrás parecía en riesgo de perderse.

Hoy la ciudad sigue agotando los caminos del tiempo cuando desde una esquina nos acercamos a los tan añorados cincuenta, mientras en la otra se levantan las luces de la contemporaneidad. Cada uno de estos escenarios los podrá encontrar en la selección preparada, donde intentamos equilibrar las sensaciones del espacio con las del paladar.

  1. Paladar El Cocinero

    Paladar El Cocinero

    El Cocinero es uno de esos espacios que traen a la vida una Habana olvidada, en ese rejuego de apariencias que convierte la frialdad industrial en un paisaje exótico y cálido; y en esa extraña combinación de elementos, reside el encanto que pondrá el punto distintivo a ese primero encuentro, mediante el descubrimiento mutuo de cada detalle inesperado. Ubicado en uno de los puntos más movidos de la ciudad nocturna, al lado de una peculiar instalación, La Fábrica de Arte Cubano (FAC), permite continuar la velada en un ambiente más distendido, rodeado de la más variada música y obras de arte.

  2. Paladar El Litoral

    Paladar El Litoral

    La relación de los enamorados con el mar no es desconocida, ese instante donde la vista se pierde en ese punto infinito del horizonte es uno de los más fotografiados de la historia. La Paladar El Litoral es un excelente espacio para recrear esa imagen desde el malecón habanero. Este restaurant enclavado en una casa de estilo Neocolonial de mediados del siglo XX es una muestra de la acertada combinación de lo clásico y lo moderno. A la vez que el paladar tendrá su propio viaje con una altamente referenciada cocina marinera. El servicio por su parte también está dispuesto para hacer de su visita un recuerdo perdurable.

  3. El Rum Rum de La Habana

    El Rum Rum de La Habana

    Algo mucho más movido y relajado para quienes prefieren interactuar de forma más cercana con el espacio, bajo la opaca luz de la Habana Vieja. Un original bar-restaurante construido sobre lo que fuera una vieja edificación de La Habana Vieja. El Rum Rum de La Habana, para quienes encuentran placer en el arte de la cocina, ofrece también la exquisitez de la decoración de sus platos y las nuevas combinaciones de sabores que el chef propone.

  4. La Cocina de Liliam

    La Cocina de Liliam

    El encanto de lo familiar, el patio desde donde se animaban los sueños de la infancia y que con los años trae esa calma mágica tan bien comprendida por quienes celebran aniversario de bodas. También la cocina tiene la marca de lo cercano, de la mano de su dueña y chef principal, quien por demás ha recibido varios premios por su talento culinario. Con 20 años de experiencia como negocio familiar, La Cocina de Lilliam se erige como referente de la gastronomía cubana y una excelente opción para una velada de enamorados.

  5. Paladar La Fontana

    Paladar La Fontana

    Con más de dos décadas de experiencia gastronómica, La Fontana ha sido acreditada por un inconfundible menú de auténtica cocina cubana contemporánea y un servicio del más alto estándar. Con un espacio amplio puede funcionar tanto para una cena íntima como para compartir los días especiales anunciados para el amor, con familias y amigos.

  6. Paladar Vistamar

    Paladar Vistamar

    Como su nombre lo indica, este es otro de los espacios privilegiados por la cercanía a las aguas que bañan la bahía de la capital cubana. Sin embargo, su encanto trasciende el mero placer por el mar, la posibilidad de disfrutar una cena con excelentes ofertas de comida cubana e internacional, una amplia variedad de vinos, cocteles y bebidas, lo convierte en un sitio para no perderse.

  7. Paladar Starbien

    Paladar Starbien

    Sin gran ostentación decorativa, simple y elegante, en Starbien se apuesta por la pulcritud y el detalle. La variedad de referentes culinarios es otras de las ventajas, lo que podría llamarse una cocina fusión que combina recetas tradicionales de la gastronomía cubana con las técnicas más modernas. Situado en una zona tranquila del barrio residencial de El Vedado, en una mansión de dos pisos construida en los años 30, ofrece varios ambientes bien diferenciados, una gran terraza al aire libre y un agradable bar con una hermosa vista panorámica de La Habana. Desde hace un tiempo aquí confluye una buena parte de la vida bohemia de la ciudad.

Las opciones que ponemos a su disposición pueden ser combinadas con la rica vida nocturna de la ciudad, o con el simple caminar por sus calles que siempre devuelven la sensación de un romance de otro siglo, de una vivencia exótica, de una noche mágica.

0 Comentario
Agrega un comentario
 

El lugar no hace la cita, pero sin duda es pretensión de cualquier enamorado encontrar ese espacio que convierte cualquier momento en inolvidable. La Habana es reconocida por el romanticismo impregnado en ese juego constante de luces y sombras que esconde las más inusitadas experiencias. Un recorrido por algunos de sus más reconocidas paladares de la ciudad pueden dar cuenta de cuan real resulta la magia.

nadia Nadia