Un almacén embriagador en el corazón de La Habana Vieja

Un almacén embriagador en el corazón de La Habana Vieja
Comentar

Cuando en medio de aquella calurosa tarde habanera llegó la invitación para refrescarnos con algunas cervezas, nunca imaginé que sería en un lugar como ese. Había oído hablar de la nueva cervecería de La Habana Vieja pero, por esas asociaciones que hacemos al azar, pensé que el ambiente era diferente; mucho más moderno quizás. Sin embargo, fue grande mi sorpresa…

La nueva cervecería de La Habana Vieja

El Antiguo Almacén del Tabaco y la Madera, lo llaman así con el fin de preservar en la memoria su origen primigenio, es un enorme establecimiento que conserva bastante su aspecto inicial. Fue fabricado entre 1906 y 1908 con sistema de acero, concreto reforzado y techos de hierro acanalados, técnica constructiva bastante moderna para la época. Es uno de los pocos que sobrevivió al paso del tiempo y la inclemencia por encontrase cerca del mar. Por todo tanto es considerado parte del Patrimonio Industrial de Cuba.

Considerado parte del Patrimonio Industrial de Cuba

En una nave inmensa, unas 100 mesas muy bien distribuidas para que las puedan sortear jóvenes meseros que cargan con jarras, platos e “intimidantes” tarros de cervezas claras, oscuras y negras. Los vi pasar y me dije, quién se toma eso…. Pedimos unas jarras, temerosos de no poder con uno de aquellos. Vinieron acompañadas de unos maníes untados en aceite que resultaron ser exquisitos y en perfecta combinación con el líquido. Yo quise probar la cerveza clara. Para calmar la sed, es ideal y mientras mis acompañantes bebían e intercambiaban sobre trabajo, me dediqué a recorrer el lugar…

Mientras mis acompañantes bebían e intercambiaban sobre trabajo, me dediqué a recorrer el lugar

El ambiente era cómodo, relajante a pesar de que casi todas las mesas estaban cubiertas y la gente reía, hablaba y disfrutaba, entre otras cosas, con varios monitores que exhibían clips de la música cubana. Había muchos niños, y pensé, ¿pero no es un bar? Cuando me di cuenta de que es mucho más que eso. En la carta había ofertas de la parrillada, entremeses, maltas también de fabricación casera, entre otras delicias muy bien presentadas.

Es mas que un bar

La barra es espectacular. Pregunté y tiene 27 metros de largo y en ella, le aseguro, puede contemplar parte del proceso, la manera en que dispensan los pedidos y que llenan los tarros. Yo me senté y hasta conversé con el dependiente quien me explicó que, aunque la tecnología es austríaca, los 3 maestros cerveceros que tienen confeccionan la cerveza totalmente cubana, al igual que la malta. El ciclo de la excelente bebida es de 21 días y constantemente producen entre 16 mil y 18 mil litros que son conservados en cámaras frías.

De un lado y del otro el panorama es bellísimo

Otra vueltecita por el lugar y pude comprobar el cuidado que se tuvo al pensar, por ejemplo, en que los pisos no fuesen resbaladizos, que no hubiesen obstáculos que impidieran la libre circulación por el lugar, la ausencia de barreras arquitectónicas… y caminando me fui hasta los portales perimetrales ¡Qué fresco! ¡Qué vista! En una parte de la bahía el sol era implacable mientras que un poco más allá se veía cómo llovía torrencialmente sobre el mar. Sencillamente de fotografía… De un lado y del otro el panorama es bellísimo, se respira aire embriagador; mucho mejor ahora que la bahía está siendo saneada.

Desde allí se vea todo mucho mejor

Y hasta en eso se tuvo cuidado cuando instalaron en la cervecería una planta de tratamiento residual para procesar todos los desechos del proceso productivo, de los baños y la cocina. Encima de la instalación, un mirador. No se me ocurrió subir, pero me imagino que desde allí se vea todo mucho mejor. En resumen, es un emplazamiento en el que a partir de 4 conceptos claves (la cerveza, el mar, el mesón español y el almacén) se logra una combinación contemporánea, fresca. Y para rematar contigua al mayor expendedor de artesanías en La Habana.

La combinación parece rara, pero no lo es

Regresé a nuestra mesa y me esperaba otra jarra, esta vez de cerveza oscura que me habían pedido para probarla. Exquisita, única en La Habana. De acompañamiento aceitunas, boniato frito y el famoso maní. La combinación parece rara, pero no lo es. Está muy bien pensada… aunque hubiese sido mejor haber pedido un tarro de cerveza (6 jarras) porque a los efectos tomamos mucho más que eso.

Cerveceria Antiguo Almacen de la Madera y El Tabaco

Direccion: Avenida Puerto y San Pedro, Havana 10400, Cuba.

Telefono: +53 7 8647780

Horario: 12:00 – 11:30pm

0 Comentario
Agrega un comentario
 

Cuando en medio de aquella calurosa tarde habanera llegó la invitación para refrescarnos con algunas cervezas, nunca imaginé que sería en un lugar como ese. Había oído hablar de la nueva cervecería de La Habana Vieja pero, por esas asociaciones que hacemos al azar, pensé que el ambiente era diferente; mucho más moderno quizás. Sin embargo, fue grande mi sorpresa.

milagros Milagros